DALBERT DE LA ROSA Un milagro del señor

DIOS SIEMPRE ESTUVO CON NOSOTROS.

 Dalbert De La Rosa González, es un niño que nació de 9 libras con una excelente salud en septiembre del año 2000. Hasta que en febrero del año 2004 padeció una gripe muy fuerte, se congestionó tanto que hubo que ingresarlo para nebulizarlo y hacerle algunos estudios, ya que este nunca había sido hospitalizado. Para sorpresa nuestra en uno de los estudios practicados, es decir en una radiografía, salió que tenía una masa; en principio se pensó que era en el corazón, pero un ecocardiograma arrojó algo diferente.

Siguieron los estudios y análisis, hasta que mediante una tomografía de tórax supimos que el tumor era en el mediastino (tórax). No se imaginan los días de incertidumbre y dolor que teníamos todos en la familia. Después recomendaron hacerle una biopsia para saber de que se trataba; se le practicó y casi perdemos al niño, cuando despertó estaba alucinando y hubo que llevarlo a cuidados intensivos, ahí duro dos días. Ocho días después nos dieron el resultado de la biopsia “QUE NOTICIA TAN FUERTE” “FUE LA MAS GRANDE DE MI VIDA”, nos dijeron que el niño tenia un linfoma linfoblástico tipo t (cáncer). Nos derrumbamos mi esposo y yo y toda la familia; no podíamos entender como un niño con solo 3 años y medio podía padecer una enfermedad como ésta.

 Fue el 2 de abril de 2004 cuando lo ingresaron para recibir un protocolo que duraba de 1 año y medio a 2 años, recibiendo quimioterapia entre otros medicamentos. Pero esto no era 100% seguro sólo un milagro sanaría a nuestro Dalbert. Se hicieron cadenas de oraciones en mi pueblo, que agradezco tanto, de todas las iglesias y hasta en internet.

Lo importante de esta situación es que DIOS SIEMPRE ESTUVO AHÍ, desde las primeras quimioterapias hasta la última. Fueron días, meses, y años de angustia. Pero cuando nos derrumbábamos, había una voz interior que me decía “ÁNIMO QUE NO TE VOY A DEJAR SOLA” y así mismo fue; la espera fue prolongada pero perfecta. Porque para alegría nuestra en medio de una crisis que casi perdemos al niño, “AHI ESTUVO DIOS, SANANDO Y DESAPARECIENDO ESE TUMOR”.

Cuando le hicimos su próxima tomografía, nos dieron la feliz noticia de que ya no tenia nada, Dalbert estaba bien.”QUE DÍA TAN FELIZ”. Por eso yo les digo a todos ustedes hermanos y hermanas que no se desesperen, que pongan su confianza en el Señor y se llenen de fe, y verán los resultados. Porque por donde ese pasa no deja huellas, queda todo limpio y sano; para delante con Dios que todo lo puede y siempre está ahí, búscalo y lo encontrarás. Dalbert ya tiene 11 años y es declarado niño sano. Así lo afirmó su pediatra hematóloga Gladis Paulino en septiembre 2010.

Quiero darles las gracias a ese ser tan maravilloso que Dios puso aquí en la tierra, para levantar el ánimo a todos los padres desconsolados que llegan donde ella a la Sra Ivelisse y a las Dras. Bacha, Justo, Rita y todo el personal de oncohematología de la Plaza de la Salud, gracias muchas gracias por todo lo que hicieron con mi hijo.

CELINÉS GONZÁLEZ DE DE LA ROSA,  MADRE

You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Leave a Reply

Verificación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.